Seguidores

lunes, 30 de octubre de 2017

SEÑORA SOLEDAD











Foto: Juan Carlos












Quedé sola y en silencio,
alguien llamó a mi puerta.
¿Quien es?- pregunté:
"Soledad"- me contestó-.
Yo, la puerta abrí,
sin invitarla pasó,
sin decirle ni decirme
en mi casa se instaló.

Así pasaban las horas,
en silencio ella y yo.

Yo suspiraba, ella sonreía.
Yo lloraba, ella asentía.
La señora Soledad
de mi casa no se iba.

Su presencia
me iba incomodando,
mi caracter
con ella había cambiado.
Yo me dije:
algo raro está pasando
desde que ella llegó.

Una mañana soleada
de las que alegra el corazón,
abrí puertas y ventanas,
mi tal amiga Soledad
con las mismas se marchó.

Me tomé un café con leche
que el ánimo me subió.
Cogí un folio en blanco
y este poema salió.

Moraleja:

Si quieres la compañía
y olvidar la soledad
búscate una ocupación
¡Seguro! La encontrarás.

E. M.A
1999

10 comentarios:

VERDE dijo...

Me gustó bastante, la soledad inestable.

Kety dijo...

Verde.
Bienvenido a éste tu rincón.
Como bien dices: la soledad es inestable.
saludos

Vivianne dijo...

La soledad es compañera, si no la invitas y sólo te acompaña, no autoimpuesta, porqué no disfrutarla, así como llega se va como bien dices amiga, abrazos infinitos!!!
5 DE JUNIO DE 2008 14:14

Conral dijo...

Wawwww, cómo me han gustado estos versos! Gracias, gracias, por coger ese papel y escribirlos.
"Señora Soledad, no se instalé usted, no sea tan entrometida..."
Un abrazo, Kety.
(¿Qué tal el paseo de hoy? jaja)
5 DE JUNIO DE 2008 16:01

Antiqva dijo...

Ante la amenaza de que la soledad se instale es preciso, efectivamente, adoptar actitudes positivas.

Echarse a la calle y vivir es imprescindible.

Y si uno esta, ademas, algo loco con cualquier aficion o interes por algo, mejor, y si es algo de tipo colectivo, ideal...

Un abrazo
5 DE JUNIO DE 2008 19:46

Clarice Baricco dijo...

Tiene mucha simpatìa tu poema. Muy cierto.
Sòlo hay que equilibrar a la señora soledad. De vez en cuando hay que invitarla para que no entre de metiche.

Abrazos linda.
7 DE JUNIO DE 2008 1:42

abuelonet.. dijo...

Soledad, algunas veces la deseamos como amiga nuestra, nos induce a calmar nuestras desesperaciones y angustias, otras nos da tristeza por encontrarnos solos y sin nadie que nos hable, mire y oiga, en fin Katy que la soledad a veces es buena para unas cosas y otras son para darnos tristezas.
No hace muchos minutos le comentaba yo a mi esposa María que estábamos solos y sin nadie en nuestyra casa, y es ahi cuandfo entra esa soledad de la que tu hablas de tu post.
Un abrazo abuelonet.es.
7 DE JUNIO DE 2008 19:54

Vegaspes dijo...

¡¡¡Genial!!!
¡¡Estupendo este poema!!
Pero como abogada del diablo diré que la soledad no es TAN mala, si tanta gente la busca o es que es muy guapa o es que no nos trata tan mal.
Una vez discutíamos una amiga y yo sobre las ventajas y desventajas de tener novio y me soltó esta perla:
"la soledad es perfecta hasta el momento en el que te sientes sola".

Yo la veo útil. Da ambiente y anima a hacer cosas :)
Tu poema me recordó a una canción de Extrechinato y Tú que hacía mil años que no oía "la soledad no está tan sola, ono ves que a mí no me abandona?". Preciosa.

¡Un abrazo!
9 DE JUNIO DE 2008 15:21

María Perlada dijo...

Es cierto, la ocupación acompaña.

Besos.

Conral dijo...

Kety, me encanta este poema tuyo. Con moraleja incluida.
Espero que estés bien junto a tu familia.
Te dejo un fuerte abrazo