Seguidores

domingo, 8 de septiembre de 2013

RENDIDO






















Fiel a su estirpe creció vigoroso.
Soportando adversidades del tiempo
Brindó su sombra a aquel que se acercó,
protegiéndole del sol y del viento.

El tiempo impasible transcurre
consumiendo su sabia por dentro.
Agotadas sus fuerzas, se rinde,
inclinándose hacia el ocaso adverso.

8/9/2013

4 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

¡Que sorpresa!

Hermosa interpretación de la imagen que yo atrapé en el burgalés Paseo de la Isla.
Recuerdo ahora aquel árbol mujer que levantaba los brazos.

Gracias, Kety.

Un abrazo

Pamisola dijo...

Que no está rendido, se está atando los zapatos. Un suponer.

Ahora en serio;
Las impresiones que nos producen la imágenes, antes o después dejan el rastro.

Besos.

CHARLES BLAKE dijo...

Pero nunca perderá la grandeza de lo que fue... Los árboles siempre representan una fuerte simbología con la vida del ser humano. Lástima que muchos no sepan mirar más allá. Excelete poema querida amiga. Qué placer volverte a disfrutar!!!

La Calderón dijo...

Hermoso, y yo pienso como Parmisola, creo que solo se está atando los zapatos, un gigante que tanto tiene que ver con la vida misma no puede caer rendido....Bueno, es que lo siento de esta forma...Amo todo lo que la madre natura nos da...
Un cariño largooooo Kety...
Susana.......